Cláusula Arbitral

» Todo litigio o controversia, derivados o relacionados con este acto jurídico, será resuelto mediante arbitraje, de conformidad con los Reglamentos Arbitrales del Ilustre Colegio de Abogados de Piura, a cuyas normas, administración y decisión se someten las partes en forma incondicional, declarando conocerlas y aceptarlas en su integridad«

El arbitraje es una forma privada de resolver controversias, y está a cargo de uno o más árbitros designados por las propias partes involucradas. Los árbitros –que pueden o no ser abogados, según la modalidad de arbitraje convenido- se erigen así en verdaderos jueces privados, cuyas decisiones, que tienen el mismo valor y efecto que una sentencia judicial, ponen fin al conflicto. Las personas que optan por el arbitraje renuncian inexorablemente a acudir al Poder Judicial y deben acatar lo resuelto por los árbitros. De allí que resulta fundamental que los convenios arbitrales – que pueden suscribirse como una cláusula más de un contrato o como un acuerdo posterior al mismo-, deben tener una redacción clara, de manera que no quede duda de la voluntad de las partes de encargar la solución de cualquier controversia que se derive de un contrato a uno o más árbitros, así como del modo de elección de éstos y de las reglas aplicables al arbitraje. Cualquier resquicio de duda sobre los alcances del convenio arbitral puede hacer peligrar el acuerdo y dar la oportunidad a la parte renuente al arbitraje para cuestionar la validez de la cláusula arbitral.